Pesca del medregal en las Islas Canarias.

Nos referimos con el nombre de medregales a un grupo de especies pertenecientes a la familia de los carángidos, con características similares.

En las aguas Canarias existen 4 variedades de estos potentes depredadores; medregal común o loquillo (Seriola fasciata), medregal negro o negrita (Seriola rivoliana), medregal rosa (Seriola carpenteri), la cual es menos común, y por ultimo la variedad que puede alcanzar mayor tamaño, medregal limón (Seriola dumerili).

La pesca de estos peces con señuelos se realiza en las islas a la modalidad de jigging, sin embargo, según las características del spot estos peces suelen acercarse a la costa a alimentarse, pudiendo ser tentados a spinning o a rockfishing.

Son peces que ofrecen unas peleas tremendas, teniendo que bombearles hasta poder sacarlas de la piedra porque a la mínima oportunidad que les demos la sabrán aprovechar.

Normalmente para tentarlas empleamos jigs y vinilos montados con jigheads de darting, con recogidas rápidas, aunque eso no quita para que estos fantásticos depredadores no duden en atacar todo tipo de señuelos incluso siendo mas grandes que ellos, llegando a pescar en alguna ocasión dumerilis del tamaño de mi palma con minnows de 17cm.

Si bien siempre apostamos por la practica del captura y suelta, con esta especie lo hacemos con mas necesidad, ya que estos peces pueden contener Gambierdiscus, la microalga que produce la Ciguatera.

Y es que desde que se tuvo constancia en 2004 de la primera intoxicación alimentaria de este tipo en nuestro archipiélago, el Gobierno de Canarias estableció un protocolo mediante el cual queda prohibido el consumo sin la preceptiva prueba diagnostica de entre otras especies, la que nos atañe, según el tamaño de las mismas. La familia Seriola seria a partir de los 14 kilos.

Medregal Jigging en Canarias

Por ello consideramos que con estas especies siempre deberíamos realizar el captura y suelta, ya que, los pequeños debemos dejar que críen y se reproduzcan, y los grandes ejemplares muy probablemente se encuentren afectados de dicha toxina y llevarlos a casa para que luego no puedan ser consumidos, es mejor que sigan nadando en el azul y sigan haciendo las delicias de los pescadores con sus duras batallas.