Lubinas en Tenerife con equipos de Light Rockfishing

La Lubina en la isla de Tenerife.

A finales de los años 80 y comienzos de los 90 en la isla de Tenerife se comenzaron a implantar las empresas de acuicultura.  Comenzaron con la cría de la Lubina entre otras especies en nuestro litoral. Desde entonces, y debido a los escapes de estos peces de las jaulas en las que se encuentran, es posible pescar lubinas en toda la costa tinerfeña, encontrándose ya en ciertas zonas ejemplares viejos de buen porte.


Donde pescar las Lubinas.

Son peces que se pueden encontrar en muchos escenarios, cuando hay algún escape se encuentran en aguas someras, playas y puertos. Pero una vez que adquieren cierta adaptación al medio recobran su instinto sabio, astuto y de fortaleza.

Según crece la Lubina se adapta a otros tipos de escenarios, buscando espumeros, pozas, zonas salvajes de la isla y también zonas de cierta profundidad, donde será mas complicadas de localizar y engañar.

Nosotros las solemos pescar en aguas poco profundas, con los equipos de Light Rockfishing, de esta manera nos ofrecen una lucha divertida, sobre todo cuando empiezan a adquirir algún kilo.


El equipo para pescar Lubinas.

Aunque se pueden pescar con cualquier técnica, y seguramente sean mucho mas efectivas, nosotros preferimos pescarlas a superficie. Es el punto fuerte de la pesca de estos peces, disfrutar del ataque a «Top Water». Porque una vez engañada la brega suele ser sencilla, sin ofrecer apenas resistencia.

Las Lubinas que se acaban de escapar de las jaulas atacaran sin dudar cualquier señuelo que les presentemos, sin embargo, a medida que pasa el tiempo y van creciendo esta se van haciendo cada vez mas complicadas, llegando al punto de que les lancemos de todo lo que llevemos encima y no hagan ni amago de atacar nuestros señuelos. Ahí es cuando hay que hilar fino y solo la experiencia te hará sacar ese haz de la manga que te de esa captura.


Es coherente devolver las Lubinas al agua.

Mucha gente se lleva estos peces, alegando, entre otras razones, que estas lubinas matan a todos los peces de la zona, no les quitamos la razón. Pero nosotros como pescadores deportivos promovemos el captura y suelta también con esta especie, ya que si bien se alimenta de otros peces al tratarse de un depredador mas, probablemente sirva de alimento a otras especies como la Anjova, Bicuda… También suponemos que los responsables de introducirlas en nuestros medio, habrán echo estudios, sabiendo que tarde o temprano acabarían escapándose y conviviendo con nuestras especies autóctonas. 


Como siempre ¡hacer hincapié en lo importante que es a día de hoy practicar el captura y suelta con cualquier especie! Visto lo visto cada día hay menos peces, y con la realidad actual, creo que es lo mas coherente.

Nosotros queremos seguir disfrutando de la pesca y también darle la oportunidad a nuestros hijos de vivir nuestras experiencias y buenos momentos a pie del veril. ¿Y ustedes queréis seguir disfrutando de ella?


Palometa blanca, el torpedo del light game

En estas fechas empiezan a llegar al litoral canario una de las especies mas divertidas que se pueden tentar con los equipos de light rockfishing, y no es otra que la palometa blanca, unos auténticos torpedos, y ademas muy bonitos con ese cuerpo plateado y las puntas de las aletas negras.

Es un pez de la familia de los carángidos, que le encanta la velocidad, y así es como ataca a sus victimas, pequeños alevines de otras especies, a las cuales sigue sin darles cuartel hasta que logra atraparlas.

Son peces muy voraces que se pueden pescar con pequeños vinilos, jigs, microminnows y como mas divertido es, a superficie, tanto con popper como con pequeños paseantes.

Es una especie que podemos encontrar en diferentes escenarios, desde muelles, playas y zonas con profundidad, siendo estos últimos lugares los mas fáciles para dar con las palometas blancas.

Los equipos a utilizar dependerá del escenario y de la distancia a la cual se encuentren los peces de la costa.

Aunque lo que mas resultado nos ha dado son las cañas de puntera solid, utilizando vinilos con jigheads de 3-4gr y bajos de linea de fluorocarbono muy finos. Llegando en muchos casos a comer estos peces en la misma caída del vinilo.

Sin embargo, como ya hemos dicho son peces muy agresivos que no le hacen ascos a nada.

Una vez los hayamos logrado engañar y tengamos a uno de estos torpedos al otro lado de la linea ya solo queda disfrutar de un combate lleno de carreras buscando alejarse de la costa hacia aguas abiertas.

Recordar como siempre la práctica del captura y suelta con todas las especies, muy importante para poder seguir disfrutando de ellas.